Ni en las muñecas, ni detrás de las orejas: así te tienes que poner el perfume para que su fragancia dure más tiempo

Cuando llevamos utilizando mucho tiempo el mismo perfume se produce un fenómeno muy curioso: dejamos de olerlo. Por mucho que nos echemos, cuando pasa un rato, somos incapaces de percibirlo mientras que el resto del mundo nos repite eso de “qué bien hueles”.

Para evitar la degradación de los perfumes debido al sudor, es buena idea rociar el cabello o la ropa con el perfume en lugar de directamente sobre la piel" explica Johan Bergelin, creador de la firma de perfumes culto 19-69

Es muy importante conservar bien nuestros perfumes. El perfume es casi como un organismo vivo, y muy sensible a las alteraciones ambientales”, explica Johan. “Los cambios en las temperaturas pueden desencadenar reacciones químicas y hacer que el perfume envejezca más rápido, sobre todo si contiene una alta proporción de ingredientes naturales.” Por ello, cuando llega el calor, “es recomendable guárdalo en un lugar oscuro y fresco como un armario, o incluso en la nevera. La exposición a la humedad y el calor puede alterar el aroma”.

Y es que los perfumes, al final, son como joyas perecederas, pero cuidándolos bien disfrutarás de tus preferidos durante mucho más.