Paraguay cumplió un mes sin fallecimientos por COVID-19



Paraguay cumplió el sábado un mes sin víctimas mortales a causa del coronavirus, que ha dejado hasta la fecha once fallecimientos, y cuando se encamina a ingresar el lunes en la fase tres de la cuarentena, con la apertura del sector gastronómico.

El país sudamericano suma un total de 1.261 casos confirmados, según el reporte facilitado por el Ministerio de Salud, con siete positivos más en relación a la víspera, y sobre un registro de 1.476 muestras.

Hay además 647 recuperados, según los datos del Ministerio, que el jueves presentó a los medios la fase tres de la “cuarentena inteligente”, que dará comienzo el lunes para extenderse por tres semanas y que está pendiente de ser ratificada por el Ejecutivo.

El nuevo periodo autoriza la actividad de los restaurantes, uno de los gremios más perjudicados por el parón económico ocasionado por la cuarentena, si bien operarán con agendamiento previo y respetando los protocolos específicos.

La fase tres permite además la apertura de autocines y teatros, bajo distanciamiento físico, y actividades en gimnasios, pero con agenda previa y dentro de un “protocolo estricto”.

Asimismo, en la educación universitaria, se autoriza prácticas como exámenes o defensa de tesis, pero con un máximo de diez personas.

Sin embargo, de esa desescalada están excluidos los departamentos de Paraguarí y Concepción, que permanecerán en la fase dos por un par de semanas más debido al aumento de casos.

Fronteras cerradas
El Gobierno del presidente Mario Abdo Benítez, del conservador Partido Colorado, no contempla de momento la reapertura de las fronteras terrestres, en especial las compartidas con Brasil, debido al alto número de contagios y muertes en el país vecino.

Ese cierre afecta de forma particular a Ciudad del Este, segunda urbe de Paraguay y cuya actividad comercial gira en torno a Brasil.

En esa ciudad y en otras fronterizas el Gobierno ha habilitado albergues en los cuales cumplen la preceptiva cuarentena muchos emigrantes paraguayos llegados de Brasil tras declararse la pandemia.

Paraguay detectó su primer caso de coronavirus el pasado 7 de marzo y registró su primera muerte el 13 de mayo.

En ese intervalo se cerraron las fronteras y se decretó una rigurosa cuarentena que se ha ido levantando de forma gradual fase a fase.