Escándalo al aire: Moria Casan abandonó la silla de jurado


Aquella tensión sembrada en el primer programa del Cantando 2020 entre Moria Casán y Laurita Fernández hoy tuvo su máxima expresión. Después de un breve cruce al aire, en el que La One le pidió a la conductora que hablara menos y le diera más espacio a Ángel de Brito, Moria se levantó de su silla y amenazó con irse del programa.

Todo comenzó durante la devolución del jurado a Adabel Guerrero. A su turno, Casán le tiró un palito a Laurita, a quien volvió a tratar como "co-co" (co conductora): "A propósito de interrumpir y de meterme, la señorita co conductora hoy es un pulpo, quiero que hables más vos, querido". Breve pero conciso, el periodista devolvió gentilezas: "Si ustedes (por el jurado) me dejan tiempo hablo más". Cansada de sentirse menospreciada, la bailarina arremetió: "Y a mí me gustaría que vos des el puntaje, Moria". Fiel a su lengua karateca, la ex vayaina remató: "Vos estás para co conducir, mi amor, y yo estoy para dar la devolución cuando se me cante. Easy, easy, dejalo hablar al conductor, mi amor".

Mientras los conductores continuaron hablando, Moria se paró de su asiento y se fue con cara de ofendida. Ángel y Laurita continuaron como si nada hubiese ocurrido, quizás para no darle importancia o porque, como repitieron a lo largo del programa, el tiempo los apremiaba y sí o sí debían cantar las cuatro parejas restantes dado que este miércoles es la sentencia.

Finalmente, de Brito se dirigió a Moria para preguntarle qué le pasaba, pero ella pasó sus dedos por los labios en señal de que no iba a hablar. Picante, Laurita dijo "bueno, vamos a lo importante" y La One explotó: "Recién yo quise hablar, me dicen que tiene que ser rápido, yo firmé acá no para ser solo jurado porque fui jurado 10 años".