El drama de Maru Botana


En enero, cuando el COVID-19 recién estaba empezando a poner en vilo al mundo entero, Agustín armó las valijas y se fue a cumplir con su tan deseado viaje de intercambio. Acostumbrada a tener a todos sus pollitos en el nido, Maru no pudo evitar derramar alguna lágrima al despedirlo en el aeropuerto aunque el corazón se le inflaba de orgullo.

Pero la pandemia se instaló y la cocinera no pudo evitar angustiarse al saber que su hijo estaba del otro lado del mundo, en una situación tan difícil y a la vez, desconocida. El tiempo fue pasando y casi sin darse cuenta, en breve le tocará regresar a la Argentina. Emocionada y llena de ansiedad, Maru le dedicó un hermoso posteo en las redes sociales.

"Ya pasaron muchos meses y más allá de la velocidad con la que este año pasó, no dejo de pensarte todos los días. Hoy en cuenta regresiva, me siento más cerca y con unas ganas de abrazarte fuertisimo... Orgullosa de vos, de tu persona. Y agradecida de tenerte, de saber que siempre estás ❤️".

"El día que te fuiste, sentí que no iba a aguantar... hoy después de 8 meses, gracias a tu conexión natural y a tu amor, sé que los meses volaron. Como vos decís, 'la tribu se te desbarrancó'... En cada situación te pensamos y decimos con 'Agus no hubiera pasado'... Te extrañamos muchooo !!".

Y cerró: "Hoy al escucharte y verte, siento que ese chiquito tímido y tranquilo se convirtió en un hombre con una fuerte personalidad, con mucho sentimiento y con una energía tan linda que te hace ser especia".