Argentina: Todo resfrío es coronavirus hasta que se demuestre lo contrario


Una frase que se pronuncie en el momento menos oportuno puede lograr omitir que quien la dice es una interlocutora con solidez académica, que sabe de lo que está hablando y que la respalda una trayectoria profesional. O será que en un estado excepcional de las cosas, como el que establece una pandemia global, la frase solo necesite ser contextualizada para que no se preste a confusiones.

Algo de esto parece haber ocurrido con las declaraciones de esta mañana de la secretaria de Acceso a la Salud de la Nación Carla Vizzotti, que señaló “que cualquier resfrío que tengamos durante este invierno es coronavirus hasta que se demuestre lo contrario”. La frase rápidamente puso en perspectiva la necesidad de precisar algunas cuestiones epidemiológicas y analizar el impacto social que este mensaje puede provocar en una sociedad atemorizada por el avance del coronavirus y en el caso del área del AMBA y de provincias como Chaco y Río Negro- y del hartazgo social que provoca una cuarentena estricta, social y obligatoria de 112 días .

En el caso argentino las cifras son elocuentes y demuestran por qué estamos ante una curva ascendente de casos: el total de infectados en todo el país asciende hasta hoy a 87.030 y las víctimas fatales suman 1.694, según las últimas cifras que informó el Ministerio de Salud de la Nación.

Justamente porque la curva de casos está evolucionando y porque nos queda por delante los peores días es muy importante precisar la definición de caso sospechoso, para evitar la sobredemanda y el colapso del sistema de salud, ante un eventual clamor social de que se confunda un resfrío estacional con síntomas de COVID-19. Y tampoco permitir que aumente la demanda de un bien -aún escaso- como son los tests diagnósticos que deben reservarse para pacientes y poblaciones que lo requieran.

La llegada del invierno en la Argentina agrega un condimento de confusión lógico a la definición de caso sospechoso, por el “acaballamiento de los males estacionales”, que pueden provocar distorsiones en la gestión de la pandemia y en la detección de casos COVID-19. Y también hay que estar atento al subdiagnóstico por miedo.

En este contexto Carla Vizzotti, secretaria de Acceso a la Salud de la Nación, realizó una fuerte advertencia en el habitual reporte matutino que brindan las autoridades del gobierno nacional sobre el avance del COVID-19 en la Argentina: “Cualquier resfrío que tengamos durante este invierno es coronavirus hasta que se demuestre lo contrario”. Es un concepto enorme que tenemos que entender para no subestimar esta situación y contactar al sistema de salud para definir si es positivo el análisis y evitar el contacto con otras personas”, sostuvo la funcionaria.

La funcionaria, segunda de Ginés González García en el Ministerio de Salud, informó que de 17 mil personas que presentaron algún tipo de síntoma compatible con un resfrío, el 95% tenía COVID-19. El 5% restante presentó distintos tipos de virus relacionados a la influenza y a las gripes estacionales.