Los barbijos y las máscaras no quitan oxígeno ni modifican la frecuencia cardíaca



La doctora estadounidense Megan Hall viralizó por las redes sociales un experimento en el que demostró la efectividad del uso de tapabocas para protección contra el nuevo coronavirus