Europa abre el turismo para "salvar" la temporada de verano

Los números que mueve el turismo en la UE son gigantes: casi 3 millones de empresas vinculadas al sector que generan 27 millones de empleos directos o indirectos. La industria aporta un 10% del PIB anual de la Unión Europea según datos oficiales.

El coronavirus provocará una contracción de la demanda de casi el 50% en todo 2020 y el sector no verá una recuperación de los niveles previos al Covid-19 hasta 2023, según estiman los especialistas. Sin embargo, de apoco Europa comienza a flexibilizar una de sus principales industrias, la de los viajes, el turismo y el ocio. La idea es "salvar" la temporada de verano.

Los primeros en abrir fueron España y Francia. Este miércoles se sumó Italia y se estima que esto provocará un efecto dominó al resto de los países de la región. Por caso, Alemania, Grecia y Polonia lo harán el 15 de junio.

Gran Bretaña tiene sus fronteras abiertas, aunque desde el 8 de mayo rige una medida que obliga a cualquiera que ingrese al país a permanecer 14 días en aislamiento. Eslovenia reabrió el turismo el 15 de mayo. Croacia no tiene restricciones.

Italia, primer epicentro de la pandemia en Europa y donde han muerto unas 33.500 personas por la Covid-19, también permite a sus ciudadanos desplazarse libremente entre regiones a partir de este miércoles, y reanudó los vuelos internacionales en al menos tres ciudades importantes: Roma, Milán y Nápoles.

"El país está volviendo a la vida", expresó el ministro de Asuntos Regionales, Francesco Boccia.

Desde el lunes, el Coliseo de Roma o los Museos del Vaticano reciben de nuevo a los visitantes en Italia, pero aún continúan cerradas las fronteras fuera de la Unión Europea, un tema que aún debaten los gobiernos.

"Esperamos ver algún movimiento a partir de hoy, no tenemos turistas extranjeros (por lo pronto). Pero somos cautelosamente optimistas", dijo Alessandra Conti, recepcionista del hotel Albergo del Senato, cerca del Panteón en Roma.