La actriz porno que desató un escándalo en un ómnibus de Cali

La actriz que protagonizó el polémico video pornográfico grabado en un bus del servicio de transporte masivo MIO de la ciudad de Cali, se excusó en sus redes sociales por la publicación y afirmó que el revuelo causado los productores del contenido para adultos decidieron bajarlo de la plataforma PornHub.

Su nombre es Khatalina López y usó su cuenta de Twitter para excusarse por lo sucedido, un hecho que puso a ella, al otro actor y camarógrafo en el ojo de las autoridades. Al hacerse el primer video viral, advirtieron que les levantarían multas y sanciones por violar la cuarentena y las medidas de bioseguridad para evitar contagios de Covid-19.

“Estoy aquí para contarles la verdad detrás de la realización del video que hice en el transporte público. Nosotros somos autónomos en el contenido que subimos a las plataformas y profesionales en lo que hacemos. Antes de grabarlo, se hizo una preproducción y un estudio de las rutas del masivo. Escogimos los horarios en los cuales había menos pasajeros y cumplimos con todos los protocolos de bioseguridad”, dijo en el video.

La actriz se reiteró en que para la producción del polémico video no tuvieron ninguna ayuda de alguien de la empresa Metrocali, responsable del sistema de buses MIO.



“Nosotros prestamos un servicio de entretenimiento para adultos, queremos siempre hacerlo de la mejor manera y no herir susceptibilidades”, agregó.

En el video pornográfico se observa a López en una estación del MIO cuando es abordada por un supuesto extraño que le pide indicaciones para llegar a la torre de Cali, y empiezan una conversación en la que este reconoce un lovesense, un juguete sexual que funciona mediante una aplicación de celular vía bluetooth y que entrega a un tercero el control de la intensidad de las vibraciones.

El acuerdo al que llegan los protagonistas del video es que el hombre tendrá el control del juguete sexual mientas la mujer irá sentada en el bus del MIO, bajo la condición de que éste la grabe y le comparta el video después.

La mujer va todo el tiempo en el asiento trasero de un bus, que parece tener otros pasajeros, mientras recibe los estímulos a control remoto, se toca sus senos de manera lasciva. Al final, regala su ropa interior, como recuerdo, a quien la grabó.

Una de las cosas que más llamaron la atención de la producción era la indumentaria de López, que estuvo siempre usando guantes y tapabocas.

La empresa de Metrocali anunció una investigación cuando se conocieron estos hechos.