Cuál es el riesgo de contagiarse de Covid-19 en un ascensor


En los últimos meses, mucho se ha hablado y publicado sobre cómo se contagia el coronavirus y el tiempo que permanece en el aire y en las superficies. Según van apareciendo investigaciones, se desmienten unas hipótesis y se afianzan otras, pero hay algunas sobre las que ha habido pocas dudas, como que se transmite más en espacios cerrados, sin ventilación y si no se guarda la distancia de seguridad de entre 1,5 y dos metros.

 Todas estas circunstancias se dan en los ascensores, pequeños espacios en los que es difícil -en ocasiones imposible- guardar la distancia de seguridad y están cerrados y con poca ventilación. Si a esto le añadimos que tenemos que tocar superficies recientemente tocadas por otros, como es el botón para seleccionar el piso al que vamos, los ascensores que convierten en pequeñas bombas de relojería para la trasmisión del coronavirus.

Aunque no haya recomendaciones oficiales específicas, ni por parte de la OMS ni del Ministerio de Sanidad, para no contagiarse en los ascensores, basta con adaptar las recomendaciones oficiales a un espacio con las características de los ascensores como, recomiendan, por ejemplo, el Gremi Empresarial d'Ascensors de Catalunya (GEDAC) o la Federación Empresarial Española de Ascensores, FEDEA. Así, para evitar contagiarnos y contagiar en un ascensor, deberemos:

• Mantener la distancia de seguridad de dos metros. En un ascensor grande, como el de un edificio de oficinas o un hospital, esto puede conseguirse, como ya se está haciendo, con marcas en el suelo que delimiten el espacio, líneas de entrada y salida… Sin embargo, esto es inviable en la inmensa mayoría de los ascensores de las comunidades de vecinos. Por eso, la mejor forma de mantener la distancia en este caso es no coger el ascensor si ya hay algún vecino dentro.

•Extremar la higiene, ya sea de nosotros mismos lavándonos y desinfectándonos las manos con frecuencia como haciendo lo mismo con el ascensor, que deberá ser desinfectado varias veces al día.

•Evitar tocar los botones, misión imposible si queremos que el ascensor nos lleve a nuestro destino. En este caso, podemos utilizar el codo, cubrir los dedos con un pañuelo, usar las llaves, etc. En este sentido, hay empresas que ya está adaptando a los nuevos tiempos e ideando nuevas formas de evitar este contacto, como líneas de pedales e incluso botones holográficos, también con limitadores de carga o sistemas de desinfección incluidos.

•Llevar siempre mascarilla, aunque vayamos solos. Esta es la medida más importante teniendo en cuenta la posibilidad de contagios por aerosoles que mencionábamos más arriba.

Si vivimos en un piso no muy alto y no tenemos problemas de movilidad, es mejor evitar usar el ascensor siempre que se pueda y que dejemos el ascensor a las personas que realmente no pueden dejar de usarlo, como personas mayores o con discapacidad. Además de evitar contagios, realizaremos una actividad física extra, que no viene nada mal en estos tiempos post confinamiento.