Denuncian a un repartidor por toser, escupir y sonarse la nariz con una pizza en la mano