EE.UU. Cuarta noche de fuego, sangre y saqueos


Las protestas y manifestaciones en contra de la violencia racial, motivadas por el asesinato de George Floyd coparon las calles de varias ciudades de EEUU en la quinta jornada de movilizaciones pese a que en varias zonas ya rige el toque de queda, y terminaron con un muerto. Un manifestante fue asesinado en Indianapolis y otros dos resultaron heridos durante un tiroteo.

Una treintena de urbes del país, desde Los Ángeles a Chicago, pasando por Cleveland, Washington DC y Nueva York, fueron el escenario de las protestas.



El reclamo dejó postales de vehículos policiales incendiados, calles bloqueadas, ventanas rotas y explosiones de cócteles molotov, que se repitieron en distintos puntos de EEUU., donde las fuerzas de seguridad lanzaron gases lacrimógenos y balas de goma contra los manifestantes.

En Indianapolis asesinaron a un manifestante e hirieron a otros dos durante las manifestaciones en Monument Circle, informó el jefe de la Policía de la ciudad Randal Taylor en conferencia de prensa. La Policía local aseguró en su cuenta de Twitter que ninguno de estos incidentes está relacionado con sus agentes.

Uno de los momentos más tensos tuvo lugar en Nueva York, donde la policía atropelló a los manifestantes cuando una multitud protestaba en la calle.