Por qué es probable que tengas que revacunarte regularmente de coronavirus

Toda la humanidad espera la llegada de la vacuna del coronavirus para poder regresar a la vida normal.

Pero hay muchos problemas con ese deseo: uno de los principales es que todos vamos a necesitar más de una inyección.

La ciencia está alcanzando un consenso cada vez mayor en torno a que los anticuerpos del coronavirus desaparecen después de un período de semanas o meses. Aunque nuestro sistema inmunológico tiene más de una línea de defensa, esos hallazgos sugieren que nuestra inmunidad al virus, ya sea generada en respuesta a una infección o como resultado de una vacuna, podría ser igualmente temporal.

Diseñan un recubrimiento especial que elimina el coronavirus de cualquier superficie
Debido a que la eficacia de una vacuna depende de su capacidad para incitar al cuerpo a generar anticuerpos que lo protejan de futuras infecciones, es probable que las personas necesiten dos dosis de una vacuna contra el coronavirus con unas pocas semanas de diferencia para que sea eficaz.

Algunos expertos sugieren que después podríamos necesitar volver a vacunarnos con regularidad.

“Si la inmunidad acaba siendo pasajera”, explica el experto Marm Kilpatrick a Business Insider, “necesitaremos un plan de vacunación más un refuerzo, o revacunación a intervalos periódicos”.

Los principales fabricantes de medicamentos ya están planeando un régimen de vacunas de dos dosis
Incontables vacunas, como la que protege contra el sarampión, las paperas y la rubéola, requieren dosis consecutivas.

Algunas compañías que lideran la carrera de la vacuna contra el coronavirus están dando a los participantes del ensayo dos inyecciones con tres semanas de diferencia. Pfizer es una de ellas y los primeros datos mostraron que un régimen de dos dosis impulsó la respuesta del sistema inmunológico, y los investigadores de Pfizer observaron el nivel más alto de anticuerpos neutralizantes una semana después de la segunda dosis de los participantes.

El ensayo clínico de Moderna consiste en administrar dos inyecciones a los participantes con cuatro semanas de diferencia; mientras tanto, el ensayo en curso de AstraZeneca está probando los resultados tanto de una sola dosis de la vacuna como de dos dosis administradas con un mes de diferencia.