Annabelle: la historia real detrás de la diabólica muñeca


Creer o reventar. Si algo le faltaba a este 2020 lleno de caos es un hecho paranormal que hace que todos temblemos de miedo. Varias fuentes están afirmando que la muñeca real que inspiró las películas de "El Conjuro" desapareció misteriosamente del Museo Oculto de los Warren en Monroe, Estados Unidos.

La saga de "El Conjuro" es considerada una de las mejores de la historia cuando se habla de cine de terror. Una de las cosas que más disfruta, o sufre, el espectador al ver una película de terror, es cuando al comienzo de la película aparece la leyenda "Basada o inspirada en hechos reales". Bueno, la historia de la muñeca Annabelle, una de las protagonistas de la saga, es una historia real y en Spoiler te la contamos.



Las muñecas que inspiraron a la película de "Annabelle" fueron fabricadas por la empresa de juguetería infantil Raggedy Ann en 1970. La venta fue considerada como una de las mejores del siglo en la industria de los juguetes y muñecos. Claro que no todas ellas estaban malditas o poseidas por un demonio.


Según informaron Ed y Lorraine Warren, la historia particular de "Annabelle" comenzó en 1970 cuando una mujer le regaló a su hija Donna una de estas muñecas. Donna era estudiante de medicina y compartia habitación con otra joven llamada Angie.

Al principio Donna estaba muy contenta con su nueva muñeca, por lo que siempre la debaja sobre la cama de su habitación. Sin embargo, al poco tiempo ambas jóvenes empezaron a notas sucesos realmente extraños desde encontrar a la muñeca en diferentes lugares o posiciones, hasta descubrir mensajes ocultos como "Me extrañaste?", "Ayudanos" y "Salva a Lou" (este era el nombre del novio de Donna).



Primero pensaron que se trataba de alguien que entraba a su propiedad para hacerles una broma de mal gusto por lo que contactaron a la policia. Sin embargo, en vez de calmar la situación, poco a poco se puso más tenebrosa. Un día Donna encontró a la muñeca en cu cama con las manos empapadas en un líquido rojo que parecía ser sangre. Fue entonces cuando, cansadas de vivir estos extraños eventos, las chicas decidieron contactar una médium para que las ayude, y la misma les dijo que dentro de la muñeca estaba el espíritu de una chica llamada Annabelle Higgins que había sido asesinada en el terreno donde se encontraba la propiedad.

La médium le dijo que solo se trataba de una niña que quería ser aceptada como una más, y las dos jovenes, conmovidas, la aceptaron y comenzaron a llamarla Annabelle. Sin embargo, una noche Donna tuvo una pesadilla en la que soñó que alguien la estrangulaba y al desperatse encontró a la muñeca al lado de su cama. Y en otra oportunidad, su novio Lou sintió una extraña presencia al quedarse solo con la muñeca en la habitación y recibió una misteriosa herida en su pecho como si fueran garras que lo hicieron sangrar. En ese momento, Ed y Lorraine Warren se presentaron en su vida por intermedio del Padre Cook, el sacerdote del pueblo.