Reapareció Jimena Barón, falta saber que es de la vida de Osvaldo



Desde hace catorce días, nada se sabia de Jimena Barón. De un minuto al otro se terminaron los histeriqueos ante la cámara del celular, las frases picantes, los choques de copas ante el hogar a leña, los “desfiles” por la casa de Osvaldo y la vida familiar. Y cuando eso sucedió, ambos se llamaron a silencio. Incluso, el silencio de él fue tan extremo que, por sus ausencias en los entrenamientos online, hizo que lo desvincularan momentáneamente de Banfield, el equipo en el que juega.

Ella, por su parte, si bien no postea más nada en sus redes (en las que llegó a subir hasta treinta historias diarias –desde regalos de los vecinos a recetas de sopas de calabaza, que tiene compartidas en destacadas), sí sigue filmando historias y compartiéndolas pero… desde la red de otra persona.


En la cuenta de Instagram de su hermano, el actor y humorista Federico Barón, de un día para otro comenzaron a surgir varias historias que lo muestran en su departamento y que son grabadas con un celular que no es el suyo. Detalle que se desprende de uno de los últimos videos en el que se lo ve saltando en una mini cama elástica y se puede ver cuando vuela su celular mientras alguien le hace zoom.



Hasta ahí podría haber sido apenas una casualidad “de estilo”, pero en uno de los videos que subió anoche se lo escucha quejándose de un “camión desinfectante del mal” que le moja el auto, mientras una mujer ríe de sus comentarios con libertad. E, inequívocamente, esa risa tan particular pertenece a su hermana, Jimena Barón.

La cantante y actriz decidió refugiarse estos días en la casa de Fede, quien siempre la contuvo. Y en las últimas horas, estuvieron viendo la serie La maldición de Hill House, comieron pochoclos y disfrutaron del sol en el balcón como tantas veces.

Mientras que Daniel Osvaldo aun no ha dado señales en las redes sociales y en el club Banfield donde juegan decidieron desafectarlo del plantel profesional por estos motivos