La trágica muerte de Moe de "Los 3 Chiflados"



Nació como Moses Harry Horwitz de padres judío-lituanos en Brooklyn, Nueva York. Pero aunque se llamaba a sí mismo Harry, el mundo lo conoció como Moe Howard, el líder no oficial de los legendarios Tres Chiflados.

Moe se dio cuenta que lo suyo era la actuación desde temprana edad. Luego de escaparse regularmente de la escuela primaria para ver obras de teatro, abandonó la escuela secundaria después de sólo dos meses y comenzó a cantar en salones por dinero junto con su hermano Sam, más conocido por los fans de los Tres Chiflados como Shemp. Su padre rápidamente puso fin a eso, pero no pasó mucho tiempo antes de que Moe consiguiera su gran oportunidad en el mundo del espectáculo al obtener un trabajo como parte del acto del comediante Ted Healy. Shemp se unió al acto también, y poco después se convirtieron en un trío con la adición del ex boxeador Louis Feinberg, que tomó el nombre artístico de Larry Fine.

Y así, nacieron los Tres Chiflados, a quienes más tarde se unió el hermano de Moe, Curly.

Pero las apariencias engañan. En los casi 200 cortometrajes que los Tres Chiflados filmaron para Columbia Pictures, el personaje de Moe era una especie de bravucón enojado que frecuentemente golpeaba o pateaba a sus compañeros Chiflados. Pero en la vida real fue Moe quien se llevó la peor parte del daño mientras filmaba esas escenas.

En su autobiografía, I Stooged to Conquer, escribió,

"Por muy duro que parecía en las películas, me lastimaba en nuestras películas más a menudo que Larry o Curly o que cualquier otro miembro del reparto."

La utilería podía funcionar mal, las piezas del set se podían romper, o un movimiento podía estar fuera de tiempo. A lo largo de los años, Moe sufrió una fractura de tobillo, costillas rotas, conmociones cerebrales y más, todo para hacer reír al público.

En realidad, Moe era considerado por sus amigos y familia como un hombre cariñoso, amable, generoso y considerado. Tranquilo en su vida personal, Moe coleccionaba monedas y estampillas, y se interesó por la cerámica. Le encantaba cuidar plantas, incluyendo los vegetales de su prolífico jardín de la victoria durante la Segunda Guerra Mundial. También sirvió como guardián de ataques aéreos durante la guerra, y él y su familia invitaban a los soldados a casa para compartir comidas y entretenimiento. Más allá de eso, los Tres Chiflados viajaron extensamente durante la guerra; Moe escribió en su autobiografía que en un solo viaje "actuamos en cada base del ejército, la marina y la fuerza aérea desde Maine a Pensacola."