España: Funerales por streaming y pésames vía App


Al margen de las creencias, la despedida de un ser querido siempre es una razón para la unión de familiares y amigos con la intención de honrarle de la mejor de las maneras y obtener cierto alivio. Sin embargo, la pandemia de coronavirus ha imposibilitado que miles de estas despedidas tuviesen lugar.

Quienes están ahí para ofrecer el servicio que los familiares desean son los trabajadores del sector funerario, que, como explica a 20minutos Alfredo Gosálvez, secretario general de la Asociación Nacional de Servicios Funerarios (PANASEF), se han enfrentado a "un desafío sin precedentes".

"Ha sido como un 11M continuo. En el 11M fallecieron 200 personas, aquí ha habido días en los que se ha duplicado esa cifra", explica. "En un día normal, en un mes de abril de un año normal, fallecen de media 75 personas. Durante más de dos semanas en Madrid han fallecido casi 400 personas al día".


Aun así, considera que el sector -en el que las empresas que forman parte de PANASEF representan el 75% de los servicios funerarios de todo el país- ha podido aguantar bien debido a que "llevan muchos años modernizándose y haciendo un esfuerzo por mejorar sus infraestructuras, mejorar sus servicios, mejorar la formación del personal".


Aunque reivindica que "los profesionales funerarios se han dejado la piel", no olvida que las grandes afectadas "son las familias que no han podido despedir a los familiares como les gustaría". Por ello, algunas empresas del sector que ofrecen herramientas digitales a las familias han ganado un especial protagonismo estos meses.

Honrar al fallecido digitalmente
Hace años que existen empresas que ofrecen a las funerarias plataformas digitales donde compartir recuerdos de los fallecidos y que, además de acercar a familiares y amigos que se encuentran lejos en el momento del velatorio o de la ceremonia, también ayudan a generar un ambiente de homenaje.



Así lo entiende Rafael Baeza, director comercial de Vivo Recuerdo, quien cuenta que en 2017, con el fallecimiento de su padre, decidió hacer algo diferente instalando una pantalla en la que los asistentes pudieron ir compartiendo mensajes e imágenes. Dice que la experiencia gustó tanto que para 2018 creó una empresa para ofrecer este tipo de servicios a las funerarias.

Aunque el soporte físico en sala -una pantalla donde ver fotografías y mensajes- es parte fundamental de la experiencia, Baeza explica que su suporte digital sirve también como una especie de esquela digital.

En primer lugar, el tanatorio activa la herramienta al allegado del fallecido que ejercerá de administrador. Después, esta persona podrá difundir un mensaje en el que se da información como en qué tanatorio se encuentra el fallecido, dónde y cuándo se producirá la misa y un enlace a través del cual se podrá colaborar en el homenaje.

Durante la pandemia, aunque la experiencia en sala no se podía mantener, Baeza cuenta que las interacciones digitales en su plataforma se incrementaron notablemente, donde los familiares pudieron compartir mensajes de afecto y condolencia.

Desde 2014 lleva Alife creando estos "espacios web íntimos y privados", cuenta su CEO Jordi Martínez. Entre 2014 y 2017 funcionó como una red social en abierto, "donde todo el mundo podía bajarse la aplicación, crear el perfil del difunto y compartirlo". Pero fue en 2017, ya conociendo mejor el sector, cuando se decidió ofrecer esta herramienta directamente a las funerarias.

Alife también centra su servicio en la distribución de toda la información de los actos programados por el fallecimiento y en dar una herramienta "destinada al proceso de duelo, donde toda la familia se puede reunir y compartir todo tipo de contenidos".

También uno de los allegados ejerce de administrador que da acceso al resto de familiares y amigos a la plataforma. Dentro de esta plataforma privada, se puede crear un entorno aún más íntimo conocido como 'zona familiar' en la que se necesita una invitación especial. Quienes no están en esta zona solo pueden ver los datos del difunto y de la ceremonia.



Todas aquellas personas que reciben una invitación para la ceremonia pueden confirmar su asistencia a través de la plataforma. Al finalizar los actos programados, los asistentes reciben un cuestionario con el que poder evaluar la calidad del servicio. Desde Alife consideran que este uso es "muy interesante porque se ha convertido en un medidor para las funerarias".

Martínez explica que durante la pandemia el uso de la plataforma se ha multiplicado por 5. "Ha pasado de ser una opción a prácticamente ser la única alternativa que se tenía". Además, dada la situación, también han integrado un servicio nuevo consistente en ofrecer las ceremonias en streaming. /20minutos.es