Brasil autoriza ensayos de la vacuna desarrollada por la empresa china Sinovac


Brasil, epicentro latinoamericano de la pandemia, aprobó los ensayos de una potencial vacuna contra el coronavirus desarrollada por la empresa china Sinovac, que se aplicará a 9.000 voluntarios en el país, mientras Rio de Janeiro sigue adelante con la reapertura de actividades y hoy habilitó las misas católicas presenciales.

La Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria (Anvisa), vinculada al Ministerio de Salud, indicó en una nota que las pruebas de la potencial vacuna, elaborada a partir de "cepas inactivas" del patógeno, servirán para "evaluar su seguridad y eficacia" en la inmunización contra la Covid-19.

Los ensayos se realizarán, según la previsión inicial, a 9.000 personas en los estados de Sao Paulo, el más azotado por la pandemia, Rio Grande do Sul, Minas Gerais y Paraná, además de en Brasilia, la capital del país.

El centro de investigación Instituto Butantan de Sao Paulo coordinará los estudios tras llegar a un acuerdo con el laboratorio chino para ejecutar la tercera y última fase de pruebas clínicas de la posible vacuna.

Esta es la segunda vez que las autoridades sanitarias brasileñas permiten probar la eficacia de una vacuna candidata contra el nuevo coronavirus en el país, tras autorizar en junio pasado los ensayos de la fabricada por la Universidad de Oxford junto con la farmacéutica AstraZeneca.

Los test de esta última ya han empezado en un grupo de 2.000 personas y son conducidos por la Universidad Federal de Sao Paulo (Unifesp), con el apoyo financiero de la Fundación Lemann, del multimillonario brasileño Jorge Paulo Lemann.

El Ministerio de Salud anunció la semana pasada un acuerdo con la Universidad de Oxford y AstraZeneca que le permitirá producir esa vacuna.

El acuerdo compromete a Brasil con un desembolso de 288 millones de dólares por adquirir 100 millones de dosis y la transferencia de tecnología para su producción de forma autónoma en el país.

Brasil, con 63.174 muertes, de las que 1.290 se registraron el último día, y 1,5 millones de casos, es el segundo país más afectado en el mundo, después de Estados Unidos.