Así está la carrera internacional por la vacuna frente a la Covid-19

La vacuna en investigación de la compañía biotecnológica Moderna contra el virus SARSCoV-2 sigue avanzando a buena marcha y ya está lista para iniciar la última fase de ensayos clínicos, con la vista puesta en comienzos de 2021 para su aprobación final.

Tras los primeros ensayos en humanos, los científicos de Moderna concluyeron que la vacuna fue bien tolerada y generó una respuesta inmunitaria "rápida y fuerte" en adultos sanos, según los resultados publicados en la revista The New England Journal of Medicine.

El laboratorio estadounidense iniciará la fase III, la última de ensayos clínicos, el próximo 27 de julio, inoculando la vacuna a 15.000 voluntarios y un placebo a un grupo de control del mismo tamaño, ambos en Estados Unidos, para poder comparar los resultados.
La fase 3 del desarrollo de la vacuna es la última de los ensayos clínicos con humanos. Tras evaluar la dosis idónea y corroborar la seguridad y efectividad de la vacuna en las dos fases anteriores, en ésta se inocula el virus a un grupo de miles de personas y se compara su tasa de contagio con otro grupo de control al que se administra un placebo.

La vacuna experimental de Moderna será la quinta en alcanzar la fase III, la última de ensayos clínicos. Los proyectos de la Universidad de Oxford y el conglomerado anglosuizo AstraZeneca; los dos proyectos chinos de Sinopharm y Sinovac; y la recuperada vacuna frente a la tuberculosis del australiano Murdoch Children’s Research Institute ya están en fase III.

Es la fase previa a la aprobación, un hito que solo ha alcanzado hasta la fecha una vacuna frente a la Covid-19, aunque únicamente para usos militares.

LOS ENSAYOS CLÍNICOS MÁS AVANZADOS
CanSinoBIO
La única vacuna aprobada hasta la fecha es la desarrollada por este laboratorio chino junto a la Academia Médica Militar del país asiático, aunque su uso solo está permitido para personal militar. Está basada en un adenovirus –el virus del resfriado común–.

Universidad de Oxford / AstraZeneca
Se trata del proyecto de vacuna con los plazos más ambiciosos. Las fases 2 y 3 se están realizando de forma simultánea en el Reino Unido, Brasil y Sudáfrica y los investigadores han avanzado que la vacuna, también basada en un vector viral, podría estar lista para el mes de octubre. Hasta el momento ha mostrado "resultados prometedores".

Sinopharm
Este laboratorio estatal chino está desarrollando una vacuna basada en una versión debilitada del propio coronavirus. Ha comenzado la fase 3 de ensayos clínicos este mismo mes con 15.000 voluntarios en Emiratos Árabes Unidos debido a la falta de nuevos infectados con los que realizar los ensayos en la propia China.

Sinovac
También en China, pero de mano de un laboratorio privado, se está desarrollando este proyecto de vacuna que ha tenido que acudir a Brasil en busca de un entorno con suficientes contagios para realizar con garantías de éxito la fase 3 de ensayos clínicos con 9.000 voluntarios.

Murdoch Children’s Research Institute
Esta institución australiana está apostando por una vacuna que ya se empleó para luchas contra la tuberculosis desde comienzos del siglo XX. Se encuentra en fase 3 para comprobar si también es efectiva frente al coronavirus.

Moderna
La vacuna desarrollada por este laboratorio estadounidense, basada en la inoculación del ARN del coronavirus, será la quinta en incorporarse a la fase 3 de ensayos clínicos el próximo 27 de julio. En esta fase participarán 30.000 voluntarios en Estados Unidos.

UNA ALIANZA POR EL ACCESO A LAS VACUNAS
Hasta 75 países desarrollados han mostrado su interés en colaborar en una alianza internacional con otros 90 países en vías de desarrollo para garantizar el acceso igualitario a las futuras vacunas frente a la Covid-19 y participar conjuntamente en su financiación.

La plataforma, que ha recibido el nombre de Covax, coliderada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Alianza para la Vacunación (GAVI), tiene como objetivo repartir 2.000 millones de dosis efectivas de vacunas aprobadas de la Covid-19 para finales del año 2021, que serán repartidas de forma equitativa en función de la población de los países.