Para Cosculluela este ha sido “un año mágico”