La Plata Ciudad Verde

La Plata Ciudad Verde

¿Cómo hacer bien las valijas sin llevarte el placard entero?

Todas sabemos lo difícil que es ser precisas a la hora de armar las valijas. Normalmente, ponemos todo el placard pero siempre de algo nos olvidamos. Un listado de tips para resolver este problema. ¡Ideal para poner en práctica en tus próximas vacaciones!


¿Cómo colocar las prendas? En el fondo de la valija, lo mejor es poner prendas que no sean muy delicadas y que tienen que ir bien dobladas, los trajes, por ejemplo. Y luego, conviene ir “subiendo” con prendas cada vez más delicadas, vestido finos, blusas, etc. Los huecos que van quedando a los lados se rellenan, con los zapatos (¡siempre envueltos!), las medias, la ropa interior y las prendas que no necesitan de un cuidado o doblado especial, así como cualquier otro complemento que llevemos: el secador de pelo o la planchita. Si tenés prendas muy delicadas, lo mejor es envolverlas en papel fino (papel de cebolla) para preservarlas mejor de posibles arrugas y otras incidencias. Es aconsejable, que la ropa doblada esté “cerrada”, es decir, abotonada y con el cierre subido. Los productos de higiene y los accesorios deberían ir en un neceser aparte y no dispersos por el interior de la maleta.

Combinando colores. Las mujeres no somos las únicas que combinamos rigurosamente la ropa. Por eso, para las personas que no dejan nada librado al azar, lo mejor será elegir ropa de tonos más bien neutros: marrón, blanco, negro y pasteles. Así, todo será combinable y podrás llevar menos prendas.

Una regla sencilla. Existe una regla para viajes de menos de una semana: llevar siempre lo justo, que no falte nada y, lo más importante, que no sobre nada. Lo normal es llevar una camiseta/camisa o polo por día, un conjunto de ropa interior por día, un pulóver, un pantalón cada dos días (nunca menos de dos pantalones), dos pares de zapatos en total y alguna que otra prenda de temporada como un traje de baño.

¡No te olvides! Si tenés previsto asistir a alguna recepción o fiesta tenés que llevar una prenda adecuada para esa situación. Si viajás en un crucero, no te olvides que algunas cenas son de gala, lo que te obliga a incorporar en la valija alguna vestimenta para esa ocasión… O quedarte en la zona del buffet.

Hacé una lista. Antes de hacer las maletas, armá una lista con todas las cosas que vas a llevar, incluidas las menos importantes como ropa interior, medias, cepillo de pelo, etc. Te conviene, además, disponer los objetos sobre una cama o un sillón, de modo que tengas una visión completa. Así sabrás con certeza qué cosas realmente están de más.

Lo más pesado viaja con vos. Una regla que siguen todos los viajeros expertos es llevar encima las prendas y objetos más pesados. Por ejemplo: si debemos llevar un abrigo más vale llevarlo en la mano (cuando lleguemos al destino lo agradeceremos) que en el equipaje.

Lavandería. En el 99% de los destinos turísticos encontrarás una lavandería. Aprovechá lo bueno de la vida y evitá cargar con toneladas de ropa cuando podés llevar sólo dos o tres mudas y lavarlas. Aunque te salga algo más caro, es un ahorro en peso y una comodidad extra que vale la pena tener en cuenta.

Cosas pequeñas, valijas livianas. Las cosas más pequeñas e insignificantes son responsables de gran parte del peso de un equipaje. Es absurdo llevar una botella de 750 ml de colonia o un litro de champú o crema de enjuague. Comprá versiones más pequeñas de estos productos y recordá, además, que según los nuevos reglamentos de transporte aéreo éstos deben ir siempre facturados.

fr

fr